Un mapa donde ver las viviendas más sostenibles - arqxarq
Un mapa donde ver las viviendas más sostenibles

Un mapa donde ver las viviendas más sostenibles

Las comunidades de Cataluña, Madrid y País Vasco concentran el mayor número de casas ecoeficientes.Las comunidades de Cataluña, Madrid y País Vasco concentran el mayor número de casas ecoeficientes.

Publicado el viernes, 12 de septiembre de 2014 en EL MUNDO

Juanjo Bueno | No están todas las que son, pero sí son las más eficientes. Después de dos años de investigación, la plataforma Construction21 España, proyecto que tiene como objetivo promocionar aquellos edificios que, desde una perspectiva del ciclo de vida, supongan soluciones reales de arquitectura sostenible, ha comenzado a dibujar el mapa de las viviendas más ecoeficientes existentes en nuestro país.

Este mapa virtual permite ya identificar las zonas en las que hay una mayor concentración de edificios residenciales sostenibles, conocer los ejemplos que existen en un área determinada o consultar las soluciones constructivas más utilizadas según la zona climática. Cataluña, con 17 inmuebles publicados, es la comunidad con mayor número de viviendas (colectiva y unifamiliar) sostenibles, seguida del País Vasco y Madrid, con seis. Asturias, con tres; Cantabria y Aragón, con dos; Castilla y León, Galicia, Andalucía y la Comunidad Valenciana, con una, completan el mapa.

«Son los propios miembros registrados en el portal -en estos momentos más de 1.600- los que enriquecen el mapa publicando sus edificios, previamente evaluados por un comité interno y expertos colaboradores externos», comenta Isabel Sala, arquitecta técnica responsable Construction21.es. de contenidos de En este sentido, la plataforma valora que los inmuebles dispongan de certificación energética A o B, que tengan algún sistema de certificación ambiental y que además aporten soluciones innovadoras, tanto en el ámbito de la arquitectura pasiva como de las instalaciones.

PASAR DE UNA ‘G’ A UNA ‘A’ | Aunque son muchos los edificios que han seguido buenos criterios -tanto de limitación de la demanda, aumento de la eficiencia energética o hasta reducción de residuos-, Construction21 distingue, entre otros casos publicados, la rehabilitación energética integral de un bloque de pisos, típico de los años 60, ubicado en el madrileño barrio de Fuencarral. Promovido por la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reformas (Anerr), «éste ha sido un proyecto que ha permitido mostrar cómo un edificio de calificación G puede llegar a convertirse en calificación A, con el consiguiente ahorro energético y con la mejora del confort de sus usuarios y revalorización económica de la finca», resume Sala.

Al finalizar la actuación, con un coste de rehabilitación controlado de 984 euros/m y un porcentaje de ahorro energético del 80% sobre el edificio estándar de referencia (marcado por el Código Técnico de la Edificación), ha obtenido la certificación energética A y tres hojas verdes del sello Verde de Green Building Council España (GBCe).

Si bien es cierto que gracias a muchas iniciativas públicas y privadas se está avanzando de modo importante en la línea de la construcción sostenible y la implantación de este concepto en España, según Sala, «aún queda mucho camino por recorrer para convertirse en un estándar mínimo común de calidad».

«Por ejemplo», ilustra esta arquitecta, «en Francia, los edificios deben certificarse como mínimo con lo que aquí sería una certificación con letra A o B, y a partir de este punto, es voluntario mejorar el nivel de eficiencia».

A la espera de que la Administración se implique más en la investigación de soluciones constructivas eficientes, desde Construction21 se apunta que este mapa, que sigue abierto a la publicación de casos, permitirá conocer al menos cómo se las han ideado los equipos de arquitectura e ingeniería para reducir la huella ambiental de sus construcciones. Y, sobre todo, posibilitará que otros técnicos repliquen, adapten o creen otras soluciones arquitectónicas.

Foto extraida de Construction21 España | Marina García / EL MUNDO

Publicado el viernes, 12 de septiembre de 2014 en EL MUNDO

Juanjo Bueno | No están todas las que son, pero sí son las más eficientes. Después de dos años de investigación, la plataforma Construction21 España, proyecto que tiene como objetivo promocionar aquellos edificios que, desde una perspectiva del ciclo de vida, supongan soluciones reales de arquitectura sostenible, ha comenzado a dibujar el mapa de las viviendas más ecoeficientes existentes en nuestro país.

Este mapa virtual permite ya identificar las zonas en las que hay una mayor concentración de edificios residenciales sostenibles, conocer los ejemplos que existen en un área determinada o consultar las soluciones constructivas más utilizadas según la zona climática. Cataluña, con 17 inmuebles publicados, es la comunidad con mayor número de viviendas (colectiva y unifamiliar) sostenibles, seguida del País Vasco y Madrid, con seis. Asturias, con tres; Cantabria y Aragón, con dos; Castilla y León, Galicia, Andalucía y la Comunidad Valenciana, con una, completan el mapa.

«Son los propios miembros registrados en el portal -en estos momentos más de 1.600- los que enriquecen el mapa publicando sus edificios, previamente evaluados por un comité interno y expertos colaboradores externos», comenta Isabel Sala, arquitecta técnica responsable Construction21.es. de contenidos de En este sentido, la plataforma valora que los inmuebles dispongan de certificación energética A o B, que tengan algún sistema de certificación ambiental y que además aporten soluciones innovadoras, tanto en el ámbito de la arquitectura pasiva como de las instalaciones.

PASAR DE UNA ‘G’ A UNA ‘A’ | Aunque son muchos los edificios que han seguido buenos criterios -tanto de limitación de la demanda, aumento de la eficiencia energética o hasta reducción de residuos-, Construction21 distingue, entre otros casos publicados, la rehabilitación energética integral de un bloque de pisos, típico de los años 60, ubicado en el madrileño barrio de Fuencarral. Promovido por la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reformas (Anerr), «éste ha sido un proyecto que ha permitido mostrar cómo un edificio de calificación G puede llegar a convertirse en calificación A, con el consiguiente ahorro energético y con la mejora del confort de sus usuarios y revalorización económica de la finca», resume Sala.

Al finalizar la actuación, con un coste de rehabilitación controlado de 984 euros/m y un porcentaje de ahorro energético del 80% sobre el edificio estándar de referencia (marcado por el Código Técnico de la Edificación), ha obtenido la certificación energética A y tres hojas verdes del sello Verde de Green Building Council España (GBCe).

Si bien es cierto que gracias a muchas iniciativas públicas y privadas se está avanzando de modo importante en la línea de la construcción sostenible y la implantación de este concepto en España, según Sala, «aún queda mucho camino por recorrer para convertirse en un estándar mínimo común de calidad».

«Por ejemplo», ilustra esta arquitecta, «en Francia, los edificios deben certificarse como mínimo con lo que aquí sería una certificación con letra A o B, y a partir de este punto, es voluntario mejorar el nivel de eficiencia».

A la espera de que la Administración se implique más en la investigación de soluciones constructivas eficientes, desde Construction21 se apunta que este mapa, que sigue abierto a la publicación de casos, permitirá conocer al menos cómo se las han ideado los equipos de arquitectura e ingeniería para reducir la huella ambiental de sus construcciones. Y, sobre todo, posibilitará que otros técnicos repliquen, adapten o creen otras soluciones arquitectónicas.

Foto extraida de Construction21 España | Marina García / EL MUNDO