Otra pareada es posible | Llàtzer Moix - arqxarq
Otra pareada es posible | Llàtzer Moix

Otra pareada es posible | Llàtzer Moix

Casa patio de Celrà – Ramon Bosch, Bet CapdeferroCasa patio de Celrà – Ramon Bosch, Bet Capdeferro

Publicado en sábado, 26 de julio de 2014 en LA VANGUARDIA

 

La casa pareada tiene mala prensa. Y se comprende. Propone una ilusión de vivienda unifamiliar, por lo general en un entorno donde la trama urbana va perdiendo consistencia ante la vegetación. Pero a menudo se trata, en efecto, de una ilusión. Porque las pareadas se levantan pared con pared, apretujadas, y porque por su naturaleza han acabado más integradas en tramas urbanas que en ámbitos campestres. Bosch/Capdeferro se han propuesto en sus trece viviendas de Celrà, que empezaron en un lejano 2006 y han terminado en el 2013, una revisión de esta tipología. Aprovechando un solar generoso (situado frente a la fábrica Pagans, de ladrillo e inspiración modernista), han proyectado unas viviendas con ciertas innovaciones respecto a lo habitual en esta tipologia. Pot ejemplo, una común pradera verde de acceso; o una done fachada, que oculta escaleras y, en ocasiones, habitaciones segregadas en planta baja, en las que se pueden establecer pequeños talleres o consultorios; o un garaje comunitario, que permite eliminar los portalones particulares y gozar de espacios más amplios. O, ya dentro de las viviendas, destaca en cada una de ellas una singular habitación al aire libre, situada en el punto central de la casa, que propicia la aireación y la iluminación, e introduce el exterior en el interior mediante una estancia singular. Estas trece viviendas tienen casi seis metros de crujía y unos 215 metros cuadrados. Son de un discreto ladrillo oscuro -hay quien las llama “las casas Oreo”, en alusión al color de dichas galletas – que las convierte en un respetuoso telón de rondo para la fábrica Pagans, uno de los edificios más característicos de Celrà. Pero, pese a dicha discreción, aportan una bocanada de aire fresco a la tipología de las pareadas. Tras visitarlas, uno se siente inclinado a mejorar la opinión que le merecen, en términos generales, estas viviendas.

 

Foto portada – JOSE HEVIA – sacado de hicarquitectura

Publicado en sábado, 26 de julio de 2014 en LA VANGUARDIA

 

La casa pareada tiene mala prensa. Y se comprende. Propone una ilusión de vivienda unifamiliar, por lo general en un entorno donde la trama urbana va perdiendo consistencia ante la vegetación. Pero a menudo se trata, en efecto, de una ilusión. Porque las pareadas se levantan pared con pared, apretujadas, y porque por su naturaleza han acabado más integradas en tramas urbanas que en ámbitos campestres. Bosch/Capdeferro se han propuesto en sus trece viviendas de Celrà, que empezaron en un lejano 2006 y han terminado en el 2013, una revisión de esta tipología. Aprovechando un solar generoso (situado frente a la fábrica Pagans, de ladrillo e inspiración modernista), han proyectado unas viviendas con ciertas innovaciones respecto a lo habitual en esta tipologia. Pot ejemplo, una común pradera verde de acceso; o una done fachada, que oculta escaleras y, en ocasiones, habitaciones segregadas en planta baja, en las que se pueden establecer pequeños talleres o consultorios; o un garaje comunitario, que permite eliminar los portalones particulares y gozar de espacios más amplios. O, ya dentro de las viviendas, destaca en cada una de ellas una singular habitación al aire libre, situada en el punto central de la casa, que propicia la aireación y la iluminación, e introduce el exterior en el interior mediante una estancia singular. Estas trece viviendas tienen casi seis metros de crujía y unos 215 metros cuadrados. Son de un discreto ladrillo oscuro -hay quien las llama “las casas Oreo”, en alusión al color de dichas galletas – que las convierte en un respetuoso telón de rondo para la fábrica Pagans, uno de los edificios más característicos de Celrà. Pero, pese a dicha discreción, aportan una bocanada de aire fresco a la tipología de las pareadas. Tras visitarlas, uno se siente inclinado a mejorar la opinión que le merecen, en términos generales, estas viviendas.

 

Foto portada – JOSE HEVIA – sacado de hicarquitectura